Blog de Todos

Al día con lo más importante

Los grupos de la oposición han advertido hoy al PP de que no será posible alcanzar un pacto de Estado por la Sanidad, ni alcanzar puntos de encuentro en esta materia en el Congreso si el Gobierno no retira la reforma que emprendió hace dos años y si no universaliza la asistencia sanitaria pública.

El primer grupo parlamentario en lanzar esta advertencia ha sido el PSOE, cuando el diputado José Martínez Olmos presentaba ante el pleno una proposición de ley, con la que los socialistas pretendían modificar el real decreto de 2012.

La iniciativa del PSOE no saldrá adelante ya que no ha sido respaldada por el PP, aunque ha contado con el respaldo del resto de grupos.

Con esta proposición, los socialistas, según Martínez Olmos, querían “reponer el derecho a la asistencia sanitaria porque ya no es universal” y es xenófoba con los inmigrantes ilegales, una cuestión que ha hecho, según ha dicho, que diez comunidades autónomas al menos no la estén cumpliendo.

“Se encuentran en absoluta soledad parlamentaria”, ha espetado el diputado, quien ha afirmado además que el real decreto será derogado cuando el PP pierda la mayoría absoluta.

No obstante, ha pedido al PP que sea él quien retire antes la reforma porque de no hacerlo la semana que viene no tendrán su apoyo en la comisión de Sanidad, cuando se discutan las conclusiones de la subcomisión que ha estado trabajando en este sentido.

“No nos vengan con excusas de que Europa no les deja. Los Estados miembro tenemos competencia para decidir como organizamos nuestra asistencia sanitaria”, ha concluido el diputado, quien ha asegurado que el presupuesto para la sanidad es “insuficiente” y que la deuda que ha generado la gestión de Ana Mato asciende a 19.000 millones.

En esta misma línea se han pronunciado el resto de grupos, como Rosa Díez, de UPyD, que ha señalado que la reforma “no ha traído más que desgracias”, Gaspar Llamazares, de IU, que ha dicho que con la reforma se generan 4.500 millones de deuda de forma anual.

“Si siguen con estas medidas, no hay pacto sanitario que valga”, ha hecho hincapié Llamazares, mientras Concepción Tarruella, de CiU ha dicho que “quitar el acceso a la sanidad por el aseguramiento no es ni constitucional”.

Frente a estas posturas se ha pronunciado Ruben Moreno, del PP, quien ha asegurado que su grupo está de acuerdo con la universalización del derecho a la sanidad pública, pero no con la forma con la se plantea alcanzar en la proposición.

Pero esto, en su opinión, no debería ser un problema para llegar a un acuerdo de principios en el dictamen de la subcomisión de la semana que viene.

“Que la sanidad publica era universal era un mito hasta el 2012”, según el diputado popular, quien ha dicho estar de acuerdo con que los inmigrantes hay que tratarles, pero que hay que seguir haciéndolo con políticas sociales.

Además, ha asegurado, España ha sido considerado en la última reunión de ministros de Sanidad de hace dos días como el que presentaba mayor cobertura de asistencia sanitaria publica.

“Estamos de acuerdo con la universalización de la asistencia sanitaria, pero tiene usted que encontrar una formula para conseguir lo que usted dice porque la formula de esta proposición en la UE no se puede llevar a cabo sin poner al sistema en un grave problema de insolvencia”, ha concluido el diputado del PP.