Blog de Todos

Al día con lo más importante

tratamiento-ignifugo-madera

Durante siglos, la naturaleza ha provisto de uno de los mejores materiales de construcción, por ser un recurso renovable, que está literalmente en todos lados y que resulta sencillo darle la forma deseada. Por otra parte, también es un excelente combustible para el fuego, y por ello al usarlo en las edificaciones siempre debe someterse a un proceso denominado tratamiento ignífugo de madera.

De ese modo cuando ocurre un incendio, en lugar de que la estructura se consuma de manera rápida, alarmante y mortal; cada viga, techo, pared y suelo, hace lo posible para evitar la expansión de la deflagración. Esos valiosos minutos así obtenidos, permiten llamar a los bomberos y que asimismo, las personas sean evacuadas con cierta seguridad.

Se trata de una medida eficaz

Eso se logra de dos formas. La primera consiste en recubrir la madera con sustancias inertes al calor, como espumas, pinturas y barnices especializados. En la segunda, el material es rodeado de elementos ignífugos, entre los cuales se encuentran las planchas de cerámica y los ladrillos refractarios.

En realidad, esto no es un escudo de fantasía que la hace invencible al calor y la devastación. La técnica meramente evita que se destruya con rapidez, aunque puede ennegrecerse y debilitarse. Además, impide que por sí misma arda en llamas; es decir, si no hay una fuente externa constante aplicada en el área, tenderá a apagarse.

El procedimiento no es infalible

Esta no es la única medida de prevención a tomar, porque de nada sirve tener las paredes, suelos y techos completamente aislados si otros componentes, por ejemplo, las conexiones eléctricas, se hallan en mal estado. O se juega con fuego en el interior de la casa, dejando chimeneas desatendidas o se cocina a las brasas sin asegurarse de que al final los carbones queden apagados.

En conclusión, es importante disponer de protecciones pasivas contra incendios; no obstante, las mismas no reemplazan conductas responsables, y saber qué acciones realizar en el caso de que ocurra el suceso. Por tanto, es indispensable conocer las rutas de evacuación, los números de emergencia, manejar los extintores y especialmente, cómo mantener la calma.